IGLESIA TIERRA PROMETIDA Cultos todos los dia a las 07:00 y 19:00 hs 13º aniversario de la Radio Del 01 al 05 de Julio de 2013. Con la presencia del Pastor Celso da Rosa y Pastores invitados. Iglesia Pentecostal Tierra Prometida Calle Manuel Alberti 1568 Bº Mariano Moreno 1568! Teléfonos para contacto: 03717 45-4243.

ESCUCHE POR LA WEB

ESCUCHE POR LA WEB
Radio Bendicion 107.5 Mhz
Buscar Trabajo CLIC AQUÍ
Bajar el Estudio de la Trinidad de Dios CLIC AUÍ




Mensaje del Pastor 
Dios te bendiga, sin importar donde si encuentre en este
momento y en que situación;
QUIERO ORAR POR TI.
El mundo esta pasando por momentos difícil, pero no por esto nosotros nos vamos dar por derrotados;
La Biblia nos enseña que todo es posible al que cree.
Bueno hoy en este día te quiero ofrecer una ayuda para esa situación.
Si tu problemas es familiar, económico, financiero con enfermedades o obras malignas.
Si usted optar por continuar sufriendo: ES PROBLEMA TUYO.
Pero si usted optar por salir del sufrimiento: ES PROBLEMA NUESTRO.
Mi consejo es que usted trate de buscar una iglesia que este bien con Dios o si hay una
Iglesia PENTECOSTAL TIERRA PROMETIDA cerca tuyo recurra con urgencia y recibirá la atención
necesaria o entre en contacto con el Pastor Celso da Rosa.

Escuche radio de Israel

CLIC AQUÍ
_________________________________________________________________________________
No hay justo, ni aun uno…
No hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;
no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno.
Romanos 3:10-12.

Cristo padeció una sola vez por los pecados,
el justo por los injustos,
para llevarnos a Dios.
1ª Pedro 3:18.

No es culpa mía
 Dos hombres discutían en el andén 
de una estación de tren. 
El primero, bastante mayor, parecía 
muy irritado. El otro, más joven, 
gesticulaba para apoyar sus explicaciones. 
–¡En todo caso no es culpa mía!, 
gritó el primero. Su compañero le 
respondió igual de convencido: 
–¡Pues mía tampoco! ¿Habían perdido 
un tren o una maleta? Lo que estaba 
claro era que ninguno de los dos 
quería asumir la culpa.

       Cuando discutimos, por lo general 
cada uno se esfuerza en probar su inocencia. 
Como máximo reconocemos que nos 
hemos equivocado, que faltó comunicación, 
e incluso que no comprendimos, 
ero muy difícilmente reconocemos 
haber actuado mal.

       Este empeño en no querer tener la 
culpa muestra que en lo más profundo 
de mí se halla el deseo de ser justo a 
los ojos de los demás. Pero, 
¿qué piensa Dios de eso? Debo, 
pues, detenerme y examinar mis faltas, 
el mal que he cometido y que 
sigo cometiendo. ¿Qué sucederá conmigo 
cuando toda mi vida sea considerada ante 
la luz de Dios? ¿Podré protestar ante la 
realidad de todos mis actos puestos 
al desnudo? Es urgente que me ponga 
en regla con Dios respecto a mis faltas.

       El único camino para ello es escuchar 
lo que Dios me dice. Él afirma que Jesús 
murió para arreglar el tema del mal. 
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, 
que ha dado a su Hijo unigénito, 
para que todo aquel que en él cree, 
no se pierda, mas tenga vida eterna
” (Juan 3:16).